ella había vuelto

Con su cabeza golpeada, dolorido, sin poder moverse la vio apoyada en la ventana, con sus alas desplegadas, completamente desnuda, entregada. De repente ese terrible dolor de cabeza había pasado, parecía algo lejano e imposible, su cuerpo respondía, no sentía esa parálisis, esa pesadez que hacía tres segundos lo mantenía inmovil y pegado al suelo. Podía levantarse, es más, podía saltar, podía levitar, podía tocar el techo de su habitación, podía incluso hacer un agujero en él y salir a la azotea, seguir hacia arriba.

Cuando ella se dejó caer él temió por su vida, casi gritó desesperado pero al verla, sonriente, con esos ojos vivos, llenos de sabiduría, de confianza, de placer, espléndida justo delante de él y sus labios lo rozaron tímidamente supo que todo iría bien, todo tenía otra vez sentido. La siguió de cerca a la velocidad de la luz dándole la vuelta a la tierra y saliendo al espacio exterior como el que sale por la puerta de su casa.

Ella había vuelto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s